MI NOVIO ES UN MALTRATADOR OBSESIVO (DRAMA)

SINOPSIS:






Cuando acepto irse de casa con su novio, (TN) _____ no sabía que ponía un pie en el infierno, y que de ahora en adelante sería tan doloroso penetrar como tratar de escaparse. Esta novela de Nahomi Aybar (Vuestra Sexy escritora), pone los pelos de punta.
Es la historia de (TN) ______, una joven que se enamoro de la persona equivocada; pero también es la historia de una amistad a prueba de bombas que captiva por su dulzura. 

ESPERO QUE COMENTEN CHICAS,NO QUIERO LECTORAS FANTASMAS

ENTREN EN MI TWIITER POR ALGUNA PREGUNTA O A MI ASK ... 

CADA CAPITULO LO IRÉ PONIENDO AQUÍ, SI NO COMENTAN LA CANCELARÉ PORQUE SIGNIFICA QUE NO OS GUSTA... 


PRÓLOGO:





Una tarde de septiembre, de finales de septiembre, María Díaz fue a coger aire a los pulmones e hizo el avión corriendo entre los pinos, desplegando los brazos como si fueran alas y haciendo ruido con los labios, como un avión de la primera guerra mundial, como tantas veces había hecho de pequeña cuando aterrizaba eufórica en las manos de su padre, unas manos que recordaba siempre áspera y con gusto a sal. Hacia frío, un frío cálido, agradable hasta después del calor en ganchoso del verano, María llevaba un jersey blanco de punto hecho por ella misma, con una bufanda de lana verde que le había costado  tejer una eternidad de horas.

Un instante después quedo exhausta encima del sofá y su novio le dejo la chaqueta; de nuevo le vino a la cabeza su padre, lanzándola en el aire, con aquellas manos grandes de pescador, y sintió dentro suyo unas risas que bien podía ser suyas y que se confundían con estas de ahora, provocadas por el miedo de caer y el deseo de volar.

Experimento aquella misma sensación cuando sintió los labios de él humedeciéndoles los suyos, y cerros los ojos: pensó que había llegado el momento, no podía contener más un secreto que deseaba proclamar a todo el mundo, y necesitaba sobretodo compartir con él. No se imaginaba que nadie en el mundo podría ser tan feliz como ella era en este momento, y así debía ser, lástima que le quedaban tres minutos de vida.